Y fue el encuentro
de dos fieras en celo,
corrimos, retozamos,
cabalgamos a nuestro ritmo
que se perdió y se hizo espuma
nos hicimos uno en medio del
tú y el yo que fue nosotros
por instantes,
efímeros instantes que llegan hasta el cielo.